¿Cuántas veces nos hacemos esa pregunta? y ¿cuántas veces nos respondemos con vulnerabilidad?

Les pondré un ejemplo de cómo respondemos sin pensar: Cuando nos encontramos a una persona a primera hora de la mañana y este nos pregunta:
– Buenos días ¿cómo estás? a lo que sin pensarlo, respondemos de forma mecánica: “Bien gracias”. cuando algunas veces no es verdad, esa respuesta fue en automático y sin emoción honesta.

La pregunta de nuestro post: “cómo me siento hoy”, es una pregunta mucho más profunda de lo que pensamos, nos llenamos de mil actividades para tener nuestra mente ocupada y no tomamos el tiempo de interiorizar como nos sentimos emocionalmente. Terminamos respondiendo con “no verdades”, para que los demás no vean nuestra vulnerabilidad y nos quedamos con nuestras mascaras 🎭

La idea no es realizarse un auto análisis, ni tampoco es un acto de reconstruir todo en un día, pero sin embargo, debemos empezar a ver y trabajar dentro de nosotros con una nueva conciencia y es por medio de preguntas internas que te podrán ayudar a saber que quieres, a donde quieres ir , que sientes ahora, etc.

Preguntarte con la verdad y respóndete con la verdad, nos ayudará a ser más asertivo y real, en cuanto a la solución de tomar acción y hacer el cambio.

Te pongo un ejemplo: Si te preguntas: ¿Cómo estoy? y tu respuesta sea: mal, triste, regular, confundida, estresada, molesta o no sé como me siento. Deberás acompañarlas con las siguientes preguntas:

¿Porqué me siento así?
¿Qué siento con esta emoción?
¿Qué puedo hacer para cambiarlo?
¿Es realmente cierto ese sentimiento?
¿Soy realmente víctima?

Una vez que te respondas y sepas cual es tu posición ante este pensamiento, nos volvemos ha realizar estas preguntas:
¿Tiene solución?
¿Es realmente mío?,
¿Puedo hacer algo al respecto?
¿Me corresponde meterme y hacerlo, o ese no es mi asunto?

Preguntas cómo estás, son las que nos darán una mirada más real, además de reconocer de donde viene tu emoción, podrás medir el grado y el nivel de cómo te encuentras, asiéndote sentir mas claro, de lo que sientes, de tu emoción y con más valor y más responsable.

De ahora en adelante cuando te preguntes: ¿Cómo me siento hoy? Responderás como te sientes, con honestidad y hasta podrías agregarle a tu respuesta, una afirmación para que sea más poderosa:

“…mejor porque estoy utilizando mi nuevo talento, mi nueva templanza con una buena actitud…”

Que opinas si te animas hacer ese cambio de ahora en adelante ?
Dame tu comentario, me serviría mucho saber que piensas con esta nueva manera de responder, ¿cuando alguien se te acerque lo pensarás ya dos veces?

No escondas tus emociones, todas son importantes para tu madurez y crecimiento emocional.

Las afirmaciones son importantes, pero si las tomamos solamente y no las indagamos y profundizamos, no tendrás un entendimiento de lo que realmente sientes.
Lo primero que trabajo como coach, es enseñarles a que las puedan identificar y reconocer, por medio de preguntas poderosas, donde encontramos esa emoción la reconocen y hacen el cambio de mirada con responsabilidad y honestidad. Este nuevo cambio de mirada, sumada con las afirmaciones ya entra la persona a un nivel de conciencia y sincronía, más una buena actitud y empezar a crear este nuevo hábito por 21 días para que quede aprendido en tu sistema y te fortalezca para los siguientes procesos emocionales venideros.